Vainas y estuches de suela

Un cuchillo utilitario debe ser portado o guardado con comodidad y seguridad, de forma tal que esté disponible con mayor o menor accesibilidad según su uso o funcionalidad.

Estuche de suela para cuchillos que por su función no sea necesario portarlos en la cintura. Por ejemplo un cuchillo para cuerear,  despostar, o “churrasquear”. Son situaciones predecibles en las que hay tiempo más que suficiente para buscar el cuchillo

Vaina de posición vertical, convencional, adecuada para la mayoría de los cuchillos

Esta vaina que presenta el cabo del cuchillo hacia adelante es muy práctica para envainar y sobre todo para desenvainar. El movimiento hacia arriba y hacia adelante sale con mucha naturalidad, es más cómodo y tal vez más rápido. Los que hacen “tiro práctico” lo tienen comprobado

Una vaina de buena suela bien lubricada, además de linda va a durar muchos años. Si la suela es de mala calidad tendrá mal aspecto y poca vida útil, pero la suela de buena calidad tomará con el tiempo buen color y “sabor a añeja”

Otra posición cómoda para portar el cuchillo y muy buena para envainar y desenvainar es ésta.
Vaina especial para un cazador -en este ejemplo para diestro- porque casi obligatoriamente lleva en su lado hábil un arma de fuego corta.
De esta manera llevará el cuchillo del lado opuesto a su mano hábil y las dos armas no se molestarán.

La suela

Hay muchos criterios y técnicas en el diseño y la confección de las vainas.
También hay diversos materiales sintéticos muy durables, imputrescibles y funcionales, pero a mi parecer no son merecedores de un cuchillo artesanal.

El trozo de suela London moldeada sobre el cuchillo que será recortada y luego cosida a mano.

El material empleado para estos accesorios es suela “London” de 4 ó 5 mm. de espesor, moldeada siempre sobre la pieza que deberá contener, y cosida a mano con lesna y dos agujas.

Cociendo la vaina

Los distintos sistemas de sujeción del cuchillo en la vaina son incómodos porque obligan a emplear las dos manos para envainar, en ocasiones imposible, por lo que habría que dejar el cuchillo “tirado” en algún sitio con la probabilidad de olvidarlo para siempre.
También sabemos que las tiras casi siempre terminan cortadas por el mismo cuchillo.
Una vaina bien moldeada, ligeramente endurecida por tratamiento y bien lubricada, como las que se ven en este sitio, sujetará al cuchillo con seguridad, por siempre y con practicidad para envainar y desenvainar con una sola mano.